General

¿Los robots sustituirán a los jueces?

¿Un robot haría mejor el trabajo de un juez? Esto no es ciencia ficción, en algunos sitios ya es una realidad.

¿Te podrá mandar un programa informático a la cárcel?

La justicia y sobretodo las resoluciones de los jueces están en el centro de la actualidad. Expertos juristas opinan que algunas decisiones judiciales son desproporcionadas, que son injustas, que van en contra de la ley, etc. Este tipo de comentarios están al orden del día. Podemos ver como diferentes tribunales resuelven de forma diferente sobre un mismo hecho. Ante esta situación, la ciudadanía no tardará en preguntarse si será mejor que en lugar de jueces humanos tengamos robots.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

“Vaya mala suerte, te ha tocado el juez más “pro-trabajadores” de la provincia”.

Esta frase nos la soltó una abogado justo al entrar en la sala. Este tipo de comentarios los hemos asumido como normales pero no lo son. ¿Cómo puede ser que la justicia no sea igual en todos los juzgados? Gracias a la analítica legal potentes ordenadores son capaces de leer y clasificar miles de sentencias y resoluciones y así poder ver la desviación o orientación de las sentencias de cada juez en particular o de cada tribunal.

Algunos ejemplos:

En este gráfico se puede ver el % de posibilidad que una petición sea admitida o no según el tribunal de cada distrito de Estados Unidos. Se puede ver una diferencia entre el 70% y el 45% entre el que más y el que menos acepta estas peticiones. Con lo cual hay una diferencia de un 25%:

El uso del big data aplicado al análisis de resoluciones judiciales, es una disciplina llamada analítica jurídica o legal. Se pueden analizar centenares de miles de sentencias, autos y decisiones de jueces y se pueden ver patrones.

Se puede ver como un juez/a falla más a favor de hombres que de mujeres.

Podemos ver como un juez/a pone condenas a prisión de más años que otros jueces. La pregunta que viene es, ¿esto es justicia?

¿Tenemos robots preparados para ejercer la justicia?

Los algoritmos ya determinan parte de lo que hacemos. Por ejemplo la ruta que seguimos en Google Maps, la determina un programa informático. Las películas o series que vemos en Netflix, las vemos después que su algoritmo de recomendación nos muestre las series que más nos gustarán.

Los algoritmos ya están listos para tomar decisiones en juicios.

Un trabajo de investigación de la University College of London creó un algoritmo que fue capaz de resolver igual que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en cada 4 de 5 casos. Este tipo de aplicaciones ya se están aplicando en casos reales. En Estados Unidos, en el el Estado de Wisconsin utilizan un programa informático llamado Compas, que establece el grado de posibilidad de reincidencia de una persona. Esta aplicación ya se utiliza y los jueces lo citan en sus resoluciones como argumento para imponer más o menos años de prisión. El principal problema, desde mi punto de vista, es que los criterios utilizados por programa para determinar las penas no son públicos, con lo cual no podemos conocer a qué criterios se ajustan.

Es un hecho que los jueces ante un mismo caso resuelven de forma diferente. En una sociedad cada día más informada gracias al libre acceso a la información y a su libre distribución sin filtros corporativos o gremiales, cuesta de entender o de aceptar esta disparidad de criterios ante un mismo hecho. Con la ayuda de la tecnología la justicia podrá ser más justa. 

Deja un comentario