en Publicidad y marketing para abogados

¿Qué servicios no podrán cobrar los abogados?

 

“Todo esto ya no lo contrataremos a un despacho de abogados”

 

Esta es la frase que me dijo y que fué la que más me llamó la atención de la reunión. Estaba en las oficinas centrales de HP, situadas en el pueblo de Palo Alto, en el corazón de Silicon Valley (California) la reunión era con los responsables del equipo legal de HP. Concretamente estaba con su abogado encargado de las fusiones y adquisiciones de HP, con el director del equipo legal y con la responsable de la operativa de todo el equipo legal (Legal Operation Manager). Una parte de la reunió fué la exposición que realizó el abogado director de M&A en la que nos detalló todas las partes desde una perspectiva legal de una operación de compra de una empresa. Nos explicó que una operación de adquisición de una empresa tenía más de 25 fases o trabajos, desde una perspectiva legal, es decir había más de 25 tareas que un abogado debería realizar pero estas tareas jurídicas, en su inmensa mayoría ya no las subcontratarían a despachos de abogados.

 

En un futuro muy próximo parte de los servicios por los que cobra un abogado yo no podrá cobrar por ellos.

Podríamos exponer las causas pero no es el objeto del articulo, iremos directos al grano para detallar algunos de los servicios que los abogados ya no podrán cobrar:

  1. Cobrar por información. En internet hay páginas web, artículos o vídeos que explican cómo solucionar problemas legales, cómo realizar un trámite o cómo escribir una reclamación o simplemente dan la respuesta a consultas jurídicas. Antes los abogados cobraban a sus clientes por este tipo de información, ya no podrán hacerlo.
  2. Cobrar por un documento. Los modelos de contratos, de cartas de reclamación, de escritos, etc., son fácilmente descargables de forma gratuita online. Además normalmente también incluyen explicaciones para rellenar estos documentos. Los abogados ya no podrán cobrar por el documento, deberán cobrar por ajustar el escrito a las necesidades del cliente, si realmente este trabajo genera valor.
  3. Cobrar por trabajos mecánicos. Rellenar un formulario, realizar una búsqueda de información, hacer una due diligence, imprimir documentos, etc. Son sólo unos pocos ejemplos de trabajos manuales por los que ahora hay abogados que cobran pero que ya hay aplicaciones informáticas que los hacen de forma más rápida y efectiva.

Si con los tres ejemplos te ha venido a la cabeza alguno de los servicios por los que actualmente estás cobrando, tienes un problema. En un futuro muy próximo, podríamos decir que a corto plazo, por estos servicios los clientes no pagarán. Serán gratis accesibles online o simplemente los realizarán aplicaciones informáticas de forma mucho más eficiente y efectiva. Esto no quiere decir que se termine el trabajo de los abogados, significa que se han de repensar los servicios por los que se cobra y centrarse en aquellos que aporten valor, aquellos que los clientes están dispuestos a pagar por ellos, y no en aquellos que sean simplemente burocráticos o mecanizables.