en General

Primera visita a un abogado, ¿gratis o no?

Cuando nos surge la necesidad de recurrir a los servicios de un abogado, se nos plantean numerosas dudas e inquietudes. Como ya hemos comentado en otros artículos y seguiremos comentando, la elección del abogado más adecuado suele ser una de las más importantes.

Sin embargo, una vez elegido el letrado, y llegado el momento de la primera visita al abogado, surgirá otra duda: ¿me cobrará por este primer acercamiento o será una visita gratuita?

Evaluemos una y otra posibilidad:

  1. Primera visita a un abogado o visita de aproximación: si se trata de un asunto delicado, de gran magnitud, relacionado con temas penales graves o que vaya a demorarse en el tiempo, lo más habitual es que la primera visita al abogado sea para que ambas partes se conozcan. Efectivamente, en cualquiera de los supuestos anteriores, y cuando el coste del proceso puede ser elevado, tanto el cliente como el abogado deberán tener un primer acercamiento. Entonces, sí procede una primera visita al abogado gratuita. En dicha visita, se expondrán los términos del asunto que ha llevado a los clientes a requerir dichos servicios. El abogado, además de conocer los temas a tratar, tendrá la oportunidad de mostrar a los clientes no sólo su trayectoria y experiencia profesional sino cómo piensa abordar la cuestión planteada. De este modo, ambas partes sabrán cómo será su relación durante el tiempo que dure el proceso que les ocupa. También en esta primera visita al abogado se establecerán los términos contractuales de tal modo que el despacho de abogados podrá obtener la información suficiente para preparar un presupuesto. Esta visita, actualmente, en la mayoría de despachos de abogados es de carácter gratuito.
  2. Resolución de consultas concretas: en este caso, el cliente visita a un abogado por un tema puntual, bien sea una duda o una situación que necesita consultar con un especialista. En este caso, lo más lógico es que esta primera visita al abogado sea pagada, ya que con toda probabilidad, su duda o problema será resuelto en esa misma sesión.

Para que quede aún más claro, pongamos ejemplos de ambos supuestos.

  • Visita gratuita: seguro que todos recordamos el caso de José Ortega Cano, acusado de homicidio tras el fallecimiento de el conductor contra el que chocó en un accidente de coche. Dada la envergadura del caso y tratándose de un tema penal, es muy probable que José Ortega Cano acudiese a un despacho de abogados especialistas en este tipo de casos para plantear su situación. En este supuesto, la primera visita sería gratuita, ya que durante la misma, se expusieron los hechos y circunstancias. El acusado pudo conocer a los abogados que defenderían su causa y ambas partes acordarían los términos de su defensa.
  • Visita pagada: un particular acaba de recibir en su domicilio una multa de tráfico por aparcar en una zona no permitida. Sin embargo, él alega que tuvo que estacionar en esa zona por causas mayores. Como no está conforme con la multa ha decidido recurrirla. En este caso, es muy probable que tras la primera visita al abogado salga con una respuesta e incluso una solución a su problema.

Así que pensemos que una primera visita al abogado no siempre tiene que ser gratuita, ya que cada caso tendrá su tratamiento específico.