en Otros

¿Cómo puede un abogado mejorar su imagen profesional?

Eficacia y consideración son dos cualidades importantes que deben tener en cuenta todos los abogados para lograr construir una buena imagen profesional de cara a los clientes. Sin embargo, ciertos comentario puede marcar nuestra imagen de por vida. Basta con un comentario fuera de lugar para que “manche” nuestra reputación profesional, es por eso que a continuación les detallamos algunos factores a tomar en cuenta para mantener una buena imagen frente a nuestros clientes.

Para no perjudicar el prestigio profesional, los abogados deben comportarse de manera adecuada para poder garantizar una buena reputación. Estos son algunas claves para mejorar la imagen profesional de un abogado:

1. Ser puntual

La puntualidad no es sólo el cuidado y la diligencia de llegar a un lugar a la hora convenida, sino que además representa compromiso, organización y respeto.

                                                                              

2. Ser educado

Ser educado significa ser cortés, manteniendo un agradable clima de trabajo tanto con los trabajadores como con los clientes. Ser educado es vital para el negocio, ya que es el que nos traerá futuros clientes y nos ayudará a conservar los actuales. Una persona educada beneficia en todo momento a la empresa.

                                                                                                 

3.  Ser paciente

En esta profesión es importante ser tolerante y compresivo. Si tu cliente acude a ti, es porque probablemente no entienda de leyes. Se paciente y recuerda cuando tu estudiabas en la universidad las centenares de peguntas que le hacías a tu profesor, seguramente tu cliente se sienta igual.

                                                                                       .

4. Nunca des una respuesta sin estar seguro

“No lo sé” o “Me lo miro y me pongo en contacto con usted” son dos respuestas perfectamente aceptables. Si no estás seguro, no improvises. Si cometes un error, rectifícalo, llama a tu cliente y coméntale la equivocación. Engañar a tu cliente dañará tu reputación para siempre.