en General

Opciones laborales para un abogado ¿Emigrar?

Ante la actual situación económica, que dificulta la incorporación laboral de los jóvenes Abogados, muchos se plantean emigrar como ya hacen otros jóvenes  profesionales. Lejos de la creencia popular que los abogados siempre tienen trabajo, actualmente muchos despachos están adelgazando sus plantillas. 

Las opciones laborales para un abogados ante la actual situación:

1. EMIGRAR
Recomendada para jóvenes, abogados expertos en mercantil, tecnología u otra especialidad transnacional.

Una buena opción para los que cumplan ciertos requisitos; conocer bien el idioma del país de destino, tener flexibilidad para adaptarse, ganas de aprender y no buscar como objetivo principal una buena remuneración. 

Casos reales: Abogados que van a asesorar a empresas financieras a alguno de los paraísos fiscales que hay en Europa. Abogados que van a asesorar a empresas sobre propiedad intelectual a Estados Unidos. Abogados que van a realizar un curso de adaptación al derecho de Estados Unidos como puente para empezar a trabajar en aquel país.

2. MOTAR DESPACHO PROPIO
Recomendada para abogados con cartera de clientes propia o abogados jóvenes. 

Ante la presión de algunos clientes para reducir los honorarios, algunos abogados que trabajan en despachos grandes o medianos, no pueden mantener las tarifas que la gran estructura les obliga. La opción es dejar el despachos y montar un despacho propio con costes más reducidos que permita hacer rentable la reducción de honorarios. Para abogados jóvenes que no tengan muchos gastos y no requieran elevados ingresos al no tener hijos ni hipoteca, pueden montar un despacho que ofrezca proximidad con el cliente, precios muy ajustados, servicio rápido y sepa aprovecharse de las herramientas tecnológicas para competir con otros despachos.

Casos reales: Varios socios de despachos medianos y grandes han dejado su bufete para montar su propio despacho de abogados. Jóvenes abogados que gracias a Internet y las actuales aplicaciones han montado un despacho y ofrecen servicios ajustados a la situación actual.

3. RECICLARSE/ESPECIALIZARSE
Recomendado para abogados generalistas, abogados jóvenes y para los que su especialidad actual no tiene futuro.

Si te has de operar del corazón vas a un cardiólogo, si tienes una pierna rota vas al traumatólogo consecuente la abogacía también se está especializando. Hay sectores económicos que están en crecimiento o que no han sufrido de forma relevante la actual situación económica. Los abogados que están especializados en estos sectores continúan teniendo trabajo.

Casos reales: Abogado generalistas que se ha especializado en reestructuraciones empresariales y en concurso de acreedores. Abogados que se han apuntado a realizar un Máster relacionado con derecho de tecnologías de la información o marketing online. Abogados que ha hecho cursos de derecho concursal.

4. DEJAR LA ABOGACÍA
Recomendado para abogados que no les guste el derecho o que no tengan posibilidad de encontrar trabajo como abogado.

Si el ejercicio del derecho, no es lo que realmente te gusta la mejor opción es dejar la profesión y ante la actual situación es la “excusa” perfecta para intentar dedicarte a lo que realmente te gusta. Para aquellos abogados que les guste el derecho pero no tengan posibilidad de ejercerlo, gracias a su conocimientos están bien preparados para trabajar en ámbitos administrativos, de gestión, o plantearse alguna oposición (si se convocan) de las que gracias a sus conocimientos ya tengan gran parte del temario estudiado.

Casos reales: Estudiantes de derecho que ya no opta por buscar trabajo en desapchos de abogados. Abogados que dejan la abogacía para dedicarse a su trabajo vocacional.