en Publicidad y marketing para abogados

Los tres grandes errores de los bufetes en las redes sociales

Los expertos coinciden en que las redes sociales son una de las mejores herramientas que existen actualmente para que los bufetes promociones servicios e interactúen con los clientes. Sin embargo, debido a la especial condición del trabajo del abogado y su manejo de la información confidencial, muchos bufetes prefieren no usar estas herramientas, o lo hacen cometiendo graves errores. Estos son los consejos de algunos expertos para mejorar la relación de los despachos con internet.

Las redes sociales constituyen “un excelente canal para promocionarse, posicionarse, mostrar las áreas de conocimientos y hacer networking”, opina Eva Bruch, experta en marketing jurídico. En su opinión,  las redes sociales disponibles y más populares  (Twitter, Linkedin y Facebook) tienen usos diferentes, y deben utilizarse,por tanto, de modo distinto. Facebook es la más personal y, por tanto, la más complicada y menos recomendable.

Linkedin es estrictamente profesional y bastante más rígida, pero muy recomendable para abogado sy sus despachos. Twitter permite mejor combinar aspectos profesionales y personales. Justamente por este motivo hay que llevar algo de cuidado con su uso”, opina la experta.

Para Adrian Dayton, experto de la web Law.com, también es importante manejar Klout, una web que mide el prestigio en las redes sociales, y que cada vez usan más despachos y sus clientes profesionales.

Sin embargo, los expertos avisan de que peor que no estar es cometer errores en las redes. El primero de ellos es limitarse, simplemente, a lanzar mensajes sin responder o interactuar. “Si nuestro objetivo es captar atención o darnos a conocer es necesario interactuar con los seguidores y usuarios”, advierte Bruch y, de hecho, esa es la base de la reputación en Klout.

 El segundo error es utilizar las redes como una simple valla publicitaria, donde se anuncian los productos del bufete. “Creo que no es la mejor estrategia porque da una imagen fría y distante del despacho”, explica Bruch, que destaca que algunos de esos despachos “actúan de este modo porque deciden estar en las redes simplemente porque hay que estar”.

 El gran error es, en todo caso, “entrar en las redes sociales sin ningún tipo de estrategia, sin tomárselo en serio. Esto hace que en muchas ocasiones las cuentas acaben abandonadas, sin actualizar y ofreciendo una pobre imagen del despacho”, advierte la experta.