en General

Tensión entres los vocales del CGPJ ante la probable salida de Dívar

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) vive unos días de extrema tensión ante la probable dimisión de su presidente, Carlos Dívar, el próximo jueves. Los vocales del Consejo discrepan sobre el momento de nombrar un nuevo presidente, e incluso se han producido enfrentamientos personales entre el vocal que desató la polémica de los viajes de Dívar, José Manuel Gómez Benítez, y Gema Gallego, una de las vocales que pidieron su dimisión.

Fuentes jurídicas señalan que con la probable salida de Dívar el jueves -ya ha pedido los papeles de su jubilación- no solo no se solucionará la crisis del poder judicial, si no que es posible que se agrave. La tensión es evidente entre sus 20 miembros, cinco de los cuales pidieron la dimisión de Dívar, y 7, la de Gómez Benítez.

Los vocales discrepan sobre si el mismo jueves hay que empezar a buscar nuevo presidente, o es preferible esperar al siguiente pleno, previsto para el 28. La Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) marca que, una vez que se produzca la dimisión o cese del presidente del CGPJ, automáticamente el vicepresidente del órgano de gobierno de los jueces, el conservador Fernando de Rosa, pasaría a sustituirle. En el Supremo, la presidencia será por ley para el presidente de sala más antiguo, Juan Antonio Xiol, de la sala de lo Civil y progresista.

Sin embargo, los vocales creen que la presidencia del CGPJ y el Supremo debería recaer en la misma persona, pero es improbable un acuerdo. Ayer mismo, la vocal Gallego se levantaba de la reunión con sus compañeros tras criticar Benítez a los vocales que habían impedido la salida de Dívar hace semanas.