en Otros

5 opciones para ahorrar dinero para un abogado

Para que un abogado o despacho de abogados pueda ahorrar dinero es importante analizar los principales gastos que se tienen en el despacho. Normalmente la principal fuente de gastos del despacho están relacionados con los sueldos, en esta partida lo básico es analizar la rentabilidad por abogado. En este artículo explicamos 5 opciones para ahorrar dinero para un abogado.

1. Alquiler del despacho

Si el despacho está en una oficina de alquiler, ahora es el momento de renegociar el precio. Hay muchas oficinas y despachos en alquiler y seguro que si planteas un descuento en la cuota mensual del alquiler podrás obtener un descuento. Si no es así, busca una oficina o despacho más económico o por el mismo precio fácilmente encontrarás uno mejor.

2. Correo electrónico

Un buen servicio de correo electrónico que te permita consultarlo desde un ordenador, un portátil y desde el teléfono cuesta unos 40 o 50 euros al año por usuario (4€/mes). Si estás pagando más habla con tu proveedor y le explicas que Google App te lo ofrece por ese precio y funciona tanto para el teléfono, webmail como para Outlook.

3. Mensajería

Uno de los servicios que habitualmente utilizan los despachos de abogados es el de mensajería. Hay dos opciones para ahorrar dinero en esta partida. La primera es la de utilizar el servicio de 24 horas pero no el de entrega antes de las 10 o las 12 de la mañana. La otra opción es la de utilizar el correo postal ordinario ya que normalmente en ciudades el plazo de entrega es menor a 24 horas.

4. Telefonía y acceso a Internet

La actual guerra entre las operadoras de telecomunicaciones ha hecho que existan ofertas con tarifas más competitivas para telefonía móvil y con acceso a Internet. La recomendación en este punto, es la de revisar las tarifas si tienes un contrato con más de un año de antigüedad, ya que seguro que hay opciones más económicas.

5. Secretaria

Si tienes una secretaria o personas de asistencia administrativa una buena opción puede ser compartirla con otro compañero de esta forma puedes repartir los costes de su sueldo.

 

En cualquier caso es un magnífico ejercicio, como mínimo una vez al año, el de repasar las facturas de teléfonos y otros proveedores para verificar que los que se cobra realmente es correcto.